martes, 15 de febrero de 2011

GOTAS DE SOL???

Hoy tenemos a un ilustre foto-invitado, un ave cuyo deslumbrante colorido y llamativo trino, no pasa desapercivido. De vuelo rápido y movimientos ágiles, parecieran gotitas de sol que exploran la vegetación. En Bolivia lo llamamos matico en otras latitudes del continente lo llaman turpial o troupial, Tofií en Chiquitano y Choe en Guaraní, para los ornitólogos es el Icterus icterus (que en latín significaría algo como Amarillo amarillo) de la familia Icteridae y un habitante exclusivo del continente americano. Su coloración, canto, agilidad, en fin su belleza toda es el ave nacional de Venezuela, resultando así elegida en un concurso auspiciado por la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales y oficialmente declarada el 23 de mayo de 1958.



Entre las aves pequeñas se puede considerar grande, con sus 15 y 22 cm de largo, con un capuchón que hace a manera de máscarla frontal hasta el área del buche, de color negro, y aunque el pico es también negro tiene en la parte inferior una sombra gris azulada que enfatiza su rostro, lo mismo a ambos lados de los ojos que son de color amarillo opaco, gran parte de las alas y la cola tambien son negras con lineas blancas en la parte superior de las alas, todo el resto del cuerpo incluyendo piernas y zona subcaudal son de un amarillo intenso con diferentes grados de degradé hacia el naranja intenso. No hay dimorfismo sexual, es decir, igualmente hermosa es la hembra como el macho.

Al matico le encantan los bosques ribereños que bordean los ríos, o las praderas o pampas arboladas, pocas veces se los ve en pequeños grupos, generalmente está explorando solitario o con su pareja, estas aves tambien estiman mucho la fidelidad. Su alimentación es variada y dependiendo de la abundancia por temporada, se alimentará de frutas, insectos, huevos de otras aves o reptiles. Se distribuyen desde Panama hasta el norte de Argentina. En Bolivia se tiene registrado el Icterus icterus strictifrons, que ha sido visto en los Departamentos de Pando, Beni, norte y yungas de La Paz, Santa Cruz y Chuquisaca en un rango altitudinal que va de los 100 hasta los 600 m.s.n.m.
Como para muchas aves, su belleza es una de las causas de sus penas, ya que es una de las aves que se buscan para comerciarla como mascota.



2 comentarios:

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Preciosa contraste entre las delicadas aves y el hosco cactus. Que a pesar de sus enormes pinchos, las acoge y alimenta. Que en ocasiones es capaz de dar flores y fruto. Gracias por esta entrada.

Sixto Angulo dijo...

Muchísimas gracias Salomé, una apreciasión muy clara que dibuja la naturaleza en sí, donde lo que de unos se protege a otros acoge.